Catalogación u opinión

Si sacara mi colección de CDs del trastero estoy seguro que podría recordar mirando las carátulas como conocí a cada grupo. Casi siempre por la recomendación de algún amigo con el que compartí gustos musicales o por descubrirlos escuchando la radio tradicional. Una vez alcanzado el nivel de saturación, un buen taco también cayó simplemente por compartir estante en la tienda de discos con otros que ya conocía.

Estos motivos, evidentes y aplicables a todo el mundo, siguen siendo perfectamente válidos pero con un cambio radical en su contexto. La radio ya no es preceptora de música e Internet tiene capacidad, a partir de la pura interacción, para localizar, además de a mis amigos, a otra gente con mis gustos.

Al sintonizar cualquiera de las radiofórmulas disponibles en el dial te encuentras con la repetición constante de los éxitos de los noventa e incluso de los ochenta. La única posibilidad de sorpresa está en los programas especializados de los que van quedando pocos.

Y todo esto a pesar de que nunca ha habido tantos artistas produciendo obra musical como ahora. Por no hablar del “fondo histórico”… la última vez que descargue CDDB creo recordar que contenía unos dieciséis millones de registros.

Allá por abril de 2007 Joaquín Guzmán y Carlos de Otto me pidieron que les ayudara con la definición de la solución tecnológica (y más tarde el desarrollo) de un proyecto de música a la carta en Internet. Fui a nuestra primera reunión de trabajo con algunas ideas sobre el aspecto de la interfaz para que un usuario pudiera seleccionar temas y componer sus play-lists. Cosas como introducir el título del tema mediante escritura predictiva o navegar por la jerarquía artista–álbum-tema. Tiempo perdido.

Carlos y Joaquín estaban ya dos o tres niveles por encima y habían profundizado en el análisis con el que comienza este post. Se trataba de construir un sistema que, partiendo de lo que el usuario conoce, le suministre eso mismo y además recomendaciones profesionales (espíritu radio), recomendaciones de otros usuarios (esos amigos con los que comparte gustos) y similitud técnica (los del mismo estante, vaya).

Indudablemente, el peor de los escenarios posibles. Una solución de recomendación guiada por la opinión del resto de usuarios tiene una gran complejidad técnica pero una vez resuelta son los propios usuarios quienes realizan el trabajo. Una solución de recomendación guiada por criterios profesionales y técnicos es mucho más simple técnicamente pero requiere catalogar uno a uno cada tema del repertorio. Para complicarlo todo, los tres habíamos leído La Larga Cola con lo que el problema además de ser difícil en la dimensión cualitativa también lo es en la cuantitativa.

Los proyectos de catalogación son arriesgados. He tenido la fortuna de participar en algunos de gran éxito (repertorio legislativo y jurídico de la Editorial Aranzadi o Enciclopedia Universal de Micronet) y la mala suerte de otros absolutos fracasos (que no mencionaré aquí por lo del tejado y la piedra). Además, no existe la posibilidad de “tirar de talonario” ya que todas las iniciativas en este sentido están orientadas a lo que antes era la “mínima unidad de venta”. Es decir: el CD o el LP. No tengo constancia de productos comerciales de calidad que lleguen al nivel de “track”. Afortunadamente, el proyecto cuenta con un experto en estos temas como Joaquín Guzmán (con parte de sus tareas hechas) de modo que con eso y la experiencia en otros proyectos de catalogación (curiosamente, Carlos no conocía esta faceta cuando me llamó) asumimos el reto:

Listos catalogando

Litos enfrentándose a nuestra interfaz de administración (todo un proyecto de desarrollo en si mismo) y sin quitar ojo del DFD (pegado en la mampara a la izquierda del monitor) que describe el proceso.

Ya llevamos un año catalogando temas y el proceso se ha ido perfeccionando en todo este tiempo. Aún queda mucho por hacer pero nuestro equipo de catalogadores es cada vez más efectivo y el número de temas en Rockola.fm continúa creciendo semana a semana. Además, Joaquín ha tenido la habilidad de hacerlo crecer horizontalmente de forma que el crecimiento vertical promete ser espectacular.

Describiré en un futuro post la forma en la que hemos unido, en un solo sistema, los dos métodos de recomendación.

Anuncios
Explore posts in the same categories: tecnología

Etiquetas: , , ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

6 comentarios en “Catalogación u opinión”

  1. Andrés Says:

    Asi que asi fue como empezo rockola.fm :D
    Despues de leerlo me ha quedado una duda con lo que dices de “Joaquín ha tenido la habilidad de hacerlo crecer horizontalmente de forma que el crecimiento vertical promete ser espectacular.” A que te refieres?

    Un saludo y a seguir mejorando

  2. Sensotron Says:

    Tienes razón Andrés.

    Es un poco críptico. Cuando digo crecimiento horizontal me refiero a “artistas” y vertical me refiero a “temas para un mismo artista”. No es lo mismo tener un millón de temas catalogados para diez mil artistas que para cien mil. En ambos casos el total de temas es el mismo pero en el segundo la cantidad de artistas es un orden de magnitud mayor.

    Es mucho más sencillo tomar un CD y catalogar sus quince temas que hacerlo con un tema seleccionado entre los CDs de quince artistas. Sin embargo, una vez alcanzado (con sudor y lágrimas) un crecimiento horizontal apropiado, resulta mucho más sencilla la catalogación de temas asociados con un artista (e incluso un álbum) que ya estaba en tu base de datos.

    Por eso digo que “el crecimiento vertical promete ser espectacular”

  3. Andrés Says:

    Suponia que era algo por el estilo, gracias por la aclaración ;)

  4. Joaquín Says:

    Además en ese crecimiento horizontal del que habla Fernando, esta siendo fundamental la sugerencias de nuestros usuarios, lo que llamamos en Rockola “feedback”. Cada 15 días subimos a Rockola canciones y artistas que los usuarios nos piden. Después de años de experiencia en poner canciones que la gente pide (La Gramola) sabemos que cuidar este aspecto es fundamental. Cuando preparaba La Gramola pasaba todos los días cerca de 2 horas seleccionando entre las peticiones, que música sonaba cada día en el programa (y fueron 10 años de programa diario de 3 horas).
    El universo de canciones es tan grande que podriamos ofrecer 2.000.0000 de canciones y no acertar con lo que quieren los usuarios. Como dice la frase que preside mi mesa en la oficina: lo importante es el contexto y no el contenido.
    No hay nada mejor para saber de tendencias, que escuchar a la gente. Ahora lo llaman Look-Hunter
    En Rockola trabajamos con la misma filosofía de aquella experiencia. Así, que desde aquí, animo a que sigáis interactuando con nosotros y: ¡A PEDIR, QUE SE OS CONCEDERA ¡
    PD: No me gusta el termino “usuario” así que posiblemente os empiece a llamar Rockoleros.
    ROCKOLERO: Dicesé de aquel que usa Rockola.fm

  5. Sensotron Says:

    Me apunto
    ¡Hola Rockoleros!


  6. […] en Rockola.fm los temas se catalogan. Existe otro sistema de recomendación a parte del de “vecinos próximos” y es el de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: